sábado, octubre 04, 2008

28 pictures.


video




El miércoles pasado tuve una discusión con George por teléfono que termino cuando él dijo ya alterado desde Chicago: - Man, please adjuste your glasses and look again, I sent you the information. Y yo,

- How you dare! Don’t mess with my Prada eyeglasses! So please send that information... Efectivamente George no envió la información, y yo estaba muy molesto que él se atreviera a insinuar que tengo mala visión.

El problema es que justo hace unos momentos que pretendía leer una revista avant garde, la letra me resulto demasiado pequeña y textualmente imposible de leer, que por primera vez acepté que a final de cuentas vale madre tener unos lentes de manufactura italiana si igual estas cegatón.

Esta semana tuve que revisarme en tres ocasiones la presión, llevo dos días con migraña, y caminar unas cuadras hacia el supermercado me agotó tanto que por primera vez en mi vida estoy pensando seriamente en dejar de fumar.

Ayer mi amiga Silvia noto que he perdido peso... y Susy y Paola también, y si bien no estoy siguiendo una dieta para perder peso, ni mucho menos haciendo ejercicio, si llevo un par de meses obsesionado con los healthy foods y le he bajado considerablemente al consumo de alcohol sin razón aparente.

Hoy contemple a un par de ancianas sentadas en la terraza de una casa elegante… y me preocupó mucho el hecho de no tener una casa propia por si llegó a viejo. Y divago pensando en como amueblar una de esas penosas y microscópicas casas de interés social. También me he obsesionado por ver catálogos de muebles y accesorios para el hogar, para luego tirarlos sin más.

Me indignó además ver a un idiota manejando imprudentemente bebe en brazos, cuando a algunos la paternidad se nos esta negando (Biológica y/o legalmente).

Y el sueño, el sueño me aprisiona y no pueden pasar de las once de la noche para que comience a bostezar, para que al amanecer simplemente no me pueda levantar. Solo quiero dormir.

Mis “amigos” en la oficina me atacaron con preguntas y señalamientos por mi apatía y llegaron a la conclusión de que soy emo de closet y que me encanta clavarme en la depre. Y lo cierto es que en estos momentos de mi vida, sí me siento frustrado en muchos aspectos, pero seguro de que sigo en la lucha.

Perdonen queridos lectores este arrebato de verborrea, pero el hecho de cumplir 28 me tiene vuelto un verdadero neurótico.


Como siempre pasará... (Espero)