viernes, septiembre 29, 2006

Buzón de quejas.

1.- A todos mis compañeros de trabajo y superiores jerarquicos: ¡¡¡Con una rechingada, no soy ingeniero!!! Me caga que me saluden diciendome "Inge". Soy licenciado en mercadotecnia y negocios internacionales, y si les cuesta mucho trabajo (sí, lo sé, mi título es una joda), sólo llamenme por mi nombre... Pa'que quede claro, mientame la madre y no me digas "inge" ¡Ah! y si se te ocurre decirme "conta" sí te parto la &%$#!
2.- Madre: no esperes que conteste de buena gana el teléfono, si me hablas a las 12 del día, entiendase, a la hora que por fin puedo dormir despues de casi 20 horas de vigilia diaria.
3.- Flaca: Si te molesta que me la pase mentando madres y mal encarado cuando nos vemos, simplemente deja de decir pendejadas... Es más, si mal no recuerdo, ya te había dejado de buscar...
4.- En especial a tí, y a quien le quede el saco: No soy un San Bernardo con su garrafa de licor en medio de los alpes suizos socorriendo montañistas... No me veas como tu "savin' grace", no me transfieras tu carga emocional, ya me canse de cargar equipaje ajeno, de dudas. Muere por la paz, hundete sí quieres, que yo a duras penas estoy a flote.
*** AVISO DE OCASIÓN ***
--Solicito aire fresco, ideas nuevas y una fuente de inspiracion. Pago de contado. Interesados dirigirse al congal disfrazado de despacho de la Tia Miguelona, psicoterapeuta y hierbera.
--Urge... Reparador profesional de divanes, especialista en destrucción parcial por pasión y retapice por exceso de alcohol, dirigirse donde el aviso anterior.

viernes, septiembre 22, 2006

Un día (Tragicomedia en tres actos)

19 de septiembre. 07:20 hrs.
Pasillo principal de B&D.

Pau: - ¡Que pedo pinche Pérez!
Yo: - De la madre, pinche noche de mierda...
Pau: - Te la mamas, solo tu chupas tanto...
Yo: - No güey, no fue tanto, na'más amanecimos...
Pau: - ¡Nada más! Si todavía tienes cara de borracho.
Yo: - ¡Cabrón! Acabo de salir de la oficina, tuve un turno la chingada de pesado. ¿Qué otra cara puedo poner?
Pau: - Pues no sé, lo cierto es que la cara de alcohólico ya no se te quita.
Yo: - Ya vas pinche Pau, llégale a trabajar que para eso te pagan... luego nos vemos.


Terminé mi jornada laboral y comencé mi día sintiendo mierda, y tú querida amiga, lo rematas logrando hacerme sentir como un vil borrachín, bajándome la moral ¡Ya no hay moral!





19 de septiembre. 18:50 hrs.
Corredor de oficinas de B&D.


Me dirijo a la oficina, aun con esa modorra que el baño no logra ahuyentar. Camino pausadamente, disfrutando la melodía que mi mp3 player dispara directo a los oídos: "Everybody is Changing" de Kaene.
De la nada ella aparece. Ella; si existiera la palabra ideal en mi vocabulario, ella lo representaría. Ella es la mujer que quisiera a mi lado. Ella simplemente me encanta, sin embargo, una estúpida timidez se apodera de mi cada vez que ella se aproxima.
Al vernos de frente, su sonrisa llena de dientes se hace presente, y quedo desarmado, se que hablaremos como siempre que nos encontramos en este corredor, pero en mi mente la inteligencia se esconde... y las palabras pierden sentido.
Por fin frente a frente.
-¡Hola hermosa!- mi saludo habitual, un saludo de mano y un beso en la mejilla.
-Hola- dice ella y yo no se que decir; lo único que se me ocurre es quitarme un audífono y ofrecérselo a ella, quien escucha la misma pieza de brit pop que tanto me relaja.
- Es Keane- digo ingenuamente y ella responde con esa sonrisa que me cautiva.
- Sí, me encanta esta rola- y retira el audífono de su oído. - Por cierto, el otro día estaba escuchando una canción y me acorde de tí.- En ese momento sentí como las piernas me flaqueaban.
-¿En serio? - Cuestiono sinceramente sorprendido.
- Sí, una de James Blunt.-
- ¡¡Uyy!! James Blunt me late un buen, ¿cual canción?-
- "You are Beautiful" - Dijo ella y al instante me sonrojo. - Oye, me esta esperando mi hermana, nos vemos...-
Y yo como idiota sólo alcanzo a decir -Bye-.

Pase la noche entera con una estúpida sonrisa dibujada en el rostro, solo porque ELLA me dijo que pensó un segundo en mi, que se acordó de que yo existía al escuchar a nuestro amigo James. Gracias "Z", me has hecho efímera, pero realmente feliz.





20 de septiembre. 04:00 hrs.
Área de fumadores de B&D.



"No pido perdón (No pido perdón)
para que si me va a perdonar, porque ya no le importa.
Siempre tubo la frente muy alta, la lengua muy larga
y la falda muy corta"

19 días y 500 noches. Joaquín Sabina.




"(...) lo que yo quiero, corazón cobarde, es que mueras por mi...
y morirme contigo si te matas, y matarme contigo si te mueres,
porque el amor cuando no muere mata...
porque amores que matan, nunca mueren
"
Y morirme contigo. Joaquín Sabina.




Señora, sabe usted que la admiro, que la quiero.
Sabe usted que la disfruto cuando habla y cuando canta.
Cuando charlamos de música y añoramos Veracruz.
Perdone usted señora la rudeza de poner a Sabina y remover el pasado.
Disculpe usted que hoy la vi llorar...
Y perdone usted el atrevimiento, pero, no hay nada más hermoso que ver como rueda esa lagrima fina en su piel morena.
Le agradezco señora tan grande regalo y tan extraño privilegio.


martes, septiembre 12, 2006

La rifa del Tigre (o una fábula sin moraleja)


Suena el teléfono:
- Bueno..
- Buenas tardes, el Lic. Miguel Pérez
- Él habla...
- Habla la Srita. Ignacia Menchaca, del instituto de beneficencia; hace cosa de ocho meses usted compró un boleto para la rifa de caridad, por causas ajenas a nuestra voluntad no se realizo el sorteo en su oportunidad, pero el punto es que el pasado martes por fin se efectuó y queremos notificarle que usted ha sido el afortunado ganador de la rifa del tigre...
- ¡Que bien! ¿y cual es el premio?
- Un hermoso tigre de Bengala...
- ¡Esto es una broma! ¿Verdad?
- De ninguna manera, somos una institución seria, siéntase afortunado, es un hermoso ejemplar macho de 400 kg. Y pues necesitamos que pase este viernes por nuestras oficinas para que llene el papeleo legal y pueda recoger su tigre... Por favor no olvide traer toda su documentación en regla...
Colgamos. Aun sin entender la naturaleza de semejante hecho, me hice muy pronto a la idea de que tendría mi propio tigre.
Corrí a la librería más cercana y compré la enciclopedia de la vida salvaje, un manual de cuidados para gatos, baje de Internet toda la información que creí conveniente sobre esa exótica raza, compre el National Geographics y muy a mi pesar monitoricé el Animal Planet durante toda la noche, para ver que decían del famoso tigre de Bengala... y yo con tres mil dudas... ¿Será prudente dejarlo dormir en mi cama si él delimita que ese es su territorio?
Llegado el viernes me presente en el Instituto de Beneficencia, con una carpeta repleta de documentos.
La Srita. Menchaca me recibió con una franca sonrisa fingida. Reviso la papeleria, y después de unos momentos que se me figuraron eternos, me dijo:
- Al parecer todo esta bien. Solo que no podrá llevarse su tigre a casa hoy.
- Pero ¿por qué? – Dije un tanto desilusionado.
- En primer lugar porque han llevado al tigre a hacerse la manicura y tardaran un buen rato en regresar, no sabe usted Lic, como disfruta el animalito que le hagan la manicura... y por otro lado, permítame decirle que en sus documentos no incluyo el certificado medico de que usted no tiene hongo en la uña del dedo gordo del pie izquierdo...
- ¿Perdón?
- Así es lic; el hongo en la uña del dedo gordo del pie izquierdo puede ser mortal para el tigre de Bengala, por lo que le sugiero que se haga el examen inmediatamente en su centro de salud más cercano y el lunes que me lo traiga ya podrá pasar por su tigre, por cierto, de cariño le hemos llamado Panchito, y le ha agradado, no lo llame por otro nombre que se puede molestar.

Un tanto abrumado salí del edifico y fui a hacerme el examen que comprobaba que no era portador del terrible hongo en la uña del dedo gordo del pie izquierdo.
Cuando me informaron que sería propietario de un tigre me horrorice, debo de admitirlo, sin embargo ahora caigo en cuenta que es mi tigre por derecho y yo quiero mi tigre y haré lo posible por obtenerlo.
Llegado el lunes me presente de nuevo en la institución, con mi certificado medico y en cuanto llegué, una asistente me condujo donde la Srita. Menchaca... quien sumamente afligida se dirigió a mi:
- Lic. Me a pena ser portadora de tan terrible noticia.
- Dígame por favor que ocurre...
- Resulta que Panchito se ha escapado de su jaula y no tenemos una puta idea de donde se ha ido...
- ¡Que barbaridad!
- Como comprenderá hemos dado parte a las autoridades y lamentamos informarle que desde este momento Panchito es prófugo de la justicia, por lo que usted ha perdido su derecho de propiedad sobre el inocente animalito.
- ¡¡¡ No, Srita. Menchaca!!! ¡¡¡No me pueden hacer esto!!!
- Lo siento mucho lic... pero en el Instituto de Beneficencia, queremos compensar con algo su perdida... así que hemos decidido otorgarle un boleto para nuestro próximo sorteo, que a ciencia cierta no sabemos cuando se realizara, todo depende cuando regresé nuestra comisión de Egipto...
- ¿Egipto? ¿Pues cual es el premio?
- ¡¡¡Un cocodrilo del Nilo!!! No sabe usted lic que animal más maravilloso ... lic... ¡¡¡lic no corra!!! ¡¡¡Lic, su boleto!!!

Y corrí y corrí sin volver la mirada atrás...

Moraleja:

Cuando las cosas no resultan como esperas, unos gritan, otros gimen, otros lloran y hay quien maldice... yo prefiero escribir fábulas sin sentido.

La frase de la semana:

“No hay nada más cruel que la esperanza, porque prolonga el sufrimiento de los hombres” F. Nietszche.

viernes, septiembre 01, 2006

21 PLACERES CULPOSOS (Y LOS QUE NOS FALTAN)


La historia es así, desde hace un año aproximadamente, he hecho algunos cambios en mi modus vivendi, en gran parte porque mi trabajo me impide trasnochar y mi salario me frena los impulsos consumistas que me movían en el pasado. Entre tantos cambios, una drástica disminución en el consumo de alcohol.
El punto es que un par de semanas atrás quede en un café con la Moncayo y Paula... después de una larga charla que nos llevo de Soda Stereo a Caifanes y de ahí a Placebo y el Conde de Montecristo (si Sheko, mis analogías son así...), llegó Lalo, el compañero sentimental de la Moncayo y entre broma y chascarrillo se nos ocurrió ir por una cervezas al siempre fiel 7-Eleven (aunque por la Moncayo tuvimos que hacer escala en el Oxxo porque quería un Sky Blue, que no había en la tienda anterior)
Bien armados con un 24 de Tecate Light (paso, pero acá en el Norte se consume a mares y pues, al pueblo que fueres...), un six de Sol (añoranza jarocha) y una buena dotación de Rock en español, aterrizamos en mi casa / su casa... y dale a lo que te truje.
No recuerdo la hora exacta, pero después de varias excursiones al Oxxo y llamadas insistentes al celular de Paula, de repente me vi abrazando el trono, mareado y sudando a chorros, y dije aquella celebre frase que TODOS hemos dicho después de nuestra primera peda: -No lo vuelvo a hacer... (gurlp), no lo vuelvo a hacer...-

Sí, hay placeres que nos causan algún sentimiento adverso: culpa, malestar, dolor y vomito... o en el peor de los caso un embarazo.
Es por eso que hoy, la sabiduría de la Tía Miguelona los ilumina con 21 placeres culposos, que espero que al igual que yo, los disfruten sin remordimiento y obvio, espero conocer los suyos, mis queridos tres lectores, comenzamos:
1.- Comer con los dedos (si abuela, ya no lo hago - en frente de ti-).
2.- No bañarse los domingos.
3.- Dormir hasta tarde, hasta muuuyyy tarde, y mas aun cuando tienes que ir a pagar las cuentas o algún pendiente al otro extremo de la ciudad.
4.- Tararear o cantar a grito tendido aquella cancioncilla pop, aunque jures que nunca comprarías un disco de ese solista o grupo: ♪♪ Lo haré por ti porque lo siento, porque tu me elevas como a la hoja el viento ♪♪
5.- By the way, cantar wachawachando una rola en ingles (plus, en la clase de Miss Geri)
6.- Rascarse la bolas o los pies... con ligue potencial en frente.
7.- Soltarse un pedo, en la sala de juntas de una empresa de servicios.
8.- La infidelidad (sin palabras).
9.- Mentarle la madre a tu jefe / superior (- Ay Miguel!!! Por eso te va como te va- Fue lo que Anabel me comento tiempo después).
10.- Eructar en una mesa repleta de comensales (plus, en una reunión familiar).
11.- Faltar al trabajo / escuela porque simplemente no te dio la gana ir.
12.- Practicando tu deporte, soltarle un buen madrazo al primer pendejo del equipo contrario que se te atraviese, "por accidente". Sorry Mario, Alex y al Flaco del Tocho de los sábados.
13.- Revisar los archivos guardados en una computadora ajena; luego descubres cosas que preferirías ignorar de ciertas personas, no se, tipo porno gay en la compu de un roomie...
14.- Un acoston casual... cuando la contraparte es medio Psycho (Ka! va por nuestras gordas).
15.- Tener pensamientos impuros con la mejor amiga de tu prima adolescente (plus, que de pensamientos pasen a acciones siendo tu mayor de edad).
16.- Tener pensamientos impuros con la mamá de tu mejor amig@ (plus, que la señora este mil veces mejor que su hij@, extra plus... Do I have to tell you?)
17.- Tener pensamientos impuros con el vocalista de Scissors Sisters (pa'que te digo que no si sí, pus'ta dos dos el güey).
18.- Una orden extra de tacos, una rebanada más de pizza, otro tamalito, una rebanadita de pastel... oh! la gula...
19.- Otra chela; la ultima y nos vamos; nos echamos la caminera... y soy alcohol, alcohol...
20.- Sugerida por supervisora de producción: Hacer todo lo que el medico me prohibió.
21.- Sugerida por mi super Team Leader: Hacerse pipi en la cama (escatológico el asunto, ¿no?, cada quien...)

En fin.. y a ti, ¿que te causa placer y culpa? Let us know.