jueves, agosto 24, 2017

Enamorarse de la piel del cocodrilo: Presentación y dinámica #SelfieCocodrilo

Editorial Montea invita a la presentación del poemario “Enamorarse de la piel del Cocodrilo” de un servidor, con la participación de Eduardo de Gortari.

Sábado 9 de septiembre a las 18 horas en Marabunta. Miguel Ángel de Quevedo 485c,Col Romero de Terreros, Coyoacán. Ciudad de México.




(Foto Tochiro Gallegos/ Diseño RIVLOG)


Esta es la primera dinámica para quienes ya leyeron #EnamorarseDeLaPielDelCocodrilo.
¿Quieren leer la novela "Zorros urbanos" de Juan Pablo Torres?
1.- Tómate una selfie con mi poemario.
2.- En la descripción cita una frase que te haya gustado.
3.- Compartela en Facebook, Twitter o Instagram con el hashtag #SelfieCocodrilo.
4.- La publicación con más likes hasta el 30 de agosto se gana un ejemplar de "Zorros Urbanos". (Para twitter, sólo cuentan los likes, los RT no. Para instagram sólo cuentan las imagenes púbicas).
5.- Sólo se puede participar con una imagen, pero la misma se puede compartir en FB, TW y/o IG al mismo tiempo.


La o el ganador se dará a conocer en los primero minutos del 31 de agosto de 2017 en esta página.


¡Tomate tu #SelfieCocodrilo ya!

miércoles, agosto 09, 2017

Un viaje de León a Londres: Zorros Urbanos

Se calcula que actualmente viven a sus anchas y en completa libertad diez mil zorros en la capital Inglesa. En la década de los años treinta, el crecimiento de la mancha urbana londinense robó el habitad natural de estos mamíferos quienes no tardaron en encontrar acomodo en los muchos parques y jardines que esta ciudad posee.
Los habitantes de la City se han acostumbrado a su presencia, aunque aún existen detractores quienes intentan cazarlos o ahuyentarlos de su propiedad.
En este marco se desarrolla “Zorros urbanos”, tercera  novela del joven escritor leonés Juan Pablo Torres.
A lo largo de sus 87 páginas conoceremos la historia de Cristóbal, un joven empresario de León, Gto, que se dedica a la venta de botas de piel de caguama, hasta que se entera que la policía lo está buscando y decide huir a Londres para refugiarse con un amigo mientras se calma las cosas.
Es en esta ciudad donde Cristóbal tiene que confrontar la soledad, al fantasma de un hermano muerto, donde sin sospecharlo es una pieza en el rompecabezas de una mujer que planea su propia muerte o verse de pronto compartiendo sus soledad con la de un viejo cazador. Siendo testigos omnipresentes; aunque apenas asomados, los zorros londinenses
Cristóbal está en Londres, pero sus pensamientos siguen en León y en su pasado, él es al final del día como los zorros, está ahí y podría pasar desapercibido o apenas llamar la atención para desaparecer de la vista de los habitantes de la capital financiera del mundo. Él es un fugitivo que en su huida se conecta más consigo mismo.
El ejemplar es además un pequeño libro de viaje que comienza en el bullicioso centro de León y que nos conduce a recorrer Londres a pie o en el Underground, recreando imágenes no tan conocidas de la capital del Reino Unido que escapan apenas de las zonas turísticas que vemos en postales.
Apostando por la edición de autor, Juan Pablo presentó este trabajo en julio de este año, en formato digital y se encuentra a disposición para descarga en el portal de Amazon: http://www.amazon.com.mx/gp/product/B010RLQ500?keywords=Zorros+urbanos&qid=1437403686&ref_=sr_1_1&sr=8-1
En 2016, de la mano de Editorial Artiva se presentó la edición impresa.

sábado, junio 03, 2017

Tengo algo que decir de la elección en el #EdoMex

Nunca he creído en el voto útil. Siempre he pensado que es un concepto que sólo beneficia a la partidocracia y no al pueblo.
Tampoco simpatizo con Morena. La realidad es que hoy día es el único partido que tiene una intención de voto que podría sacar al PRI del gobierno del Estado de México. Creo que eso es lo importante en esta elección, que Del Mazo no sea gobernador, que el grupo Atlacomulco pierda el poder.
Mañana es la elección, y como no soy candidato, ni funcionario, ni estoy en la radio actualmente sí puedo decirles a mis amigos que votan en el EdoMex que voten por Delfina, que salgan a ejercer su derecho, y que sea conscientes que están obligados a, si gana ella, exigirle cuentas, transparencia (aunque a AMLO no le guste), una agenda amplia y equitativa en materia de derechos humanos: que el matrimonio igualitario, la interrupción legal del embarazo sean temas a legislar, temas a los que se les tiene que dar la cara y no salirse por la tangente (como AMLO).
Que la justicia sea expedita, que se deje de criminalizar a las víctimas, que las escandalosas cifras de feminicidios y crímenes de odio paren, que los expedientes se resuelvan y dejen de estar guardando polvo. Exigir un alto a la impunidad, que los asaltantes no salgan libres apenas pisen la cárcel, que estemos conscientes que los justicieros anónimos no son héroes, sino síntoma de una sociedad enferma y cansada.
Sí amigos, voten por Delfina. Pero sean ciudadanos exigentes si la llevan a la gobernatura. Que sea una gobernadora que trabaje para la gente y no para el Peje.

martes, marzo 21, 2017

Enamorarse de la piel del cocodrilo

No sé si este blog ya dió todo lo que tenía que dar, por lo pronto deja de estar del todo en el ciberespacio...



Pronto les doy detalles para adquirir este pequeño poemario.

domingo, octubre 16, 2016

Last Will




El día que yo muera,
Dejen mi cuerpo en el monte,
Que los zopilotes hagan carroña de mí.
O en mí último aliento,
Tirenme a una laguna repleta de cocodrilos,
Dejenlos llevarme al fondo,
Que en el cieno del fondo me pudra,
Y que ese desecho alimente a los reptiles.
Dejenme bajo un árbol,
Desintegrarme,
Reintegrarme a la tierra,
Dejenme nutrir la tierra, que la maleza me absorba
Y tener así una vida nueva.
Que las hienas me devoren,
O los gatos monteses o lo lobos.
Eviten los rezos y las lágrimas acostumbradas,
Evitenme el velorio, porque sé que me aburriré,
No hagan ceremonias ni publiquen esquelas,
Sólo quémenme en una montaña
Y que el viento se encargue de mis cenizas.
Hagan lo que les de su chingada gana de mi cuerpo,
Pero no me encierren en una caja
Que guardará esos restos mío,
Inútiles y nauseabundos,
Sin más que hacer que probarme que en realidad nunca fui claustrofóbico

Pero no tengo paciencia para la eternidad.

miércoles, octubre 28, 2015

En el día de muertos.


 
El día de muertos te espero, dejaré en el altar tus chocolates,
Dormiré frente a él abrazando tu almohada,
Pensando que eres tú.
 
También limpiaré tu tumba,
Con todas las lágrimas que reservé,
Será un flujo caudaloso como el Río Bravo.
 
Y lloraré por los otros muertos,
Los anónimos que flotaron en el canal Rhode y el Río Grande.
Víctimas de la circunstancia.
 
Y pondré un altar por San Fernando, fosa común de Tamaulipas,
Porque no sabemos cuántos muertos son aún
(Ni cuantos serán)
 
En día de muertos te espero, pondré un altar en mi cama,
Esperando tu abrazo de madrugada,
Recordándote más que de costumbre.
 
Porque el día de muertos es mi San Valentín,
Y reemplazo a Cupido con una Catrina
Y los corazones con calaveritas de azúcar.
 
Llenaré de flores amarillas y moradas mi casa,
A ti nunca te gustaron las flores, sólo el chocolate,
Haré un altar de Hershey’s.
 
En el día de muertos veré tus fotos,
Y las de mi abuela Emilia, y las del abuelo Goyo.
Pensaré que ese día, no estaré tan solo.
 
En el día de muertos lloro de alegría,
Porque están conmigo mis bien amados fantasmas
Y comparto con ellos la comida.
 
En el día de muertos veré grabados de Posada,
Caminaré buscando dulces típicos y papel picado,
Y sabré que estás a mi lado.
 
Pondré un altar en mi casa, es el día de muertos,
Porque no sean olvidados mis seres amados,
Porque no te olvido...
.
(Este texto se armó de "tuits" de una #Monoficción, sigue en twitter a Revista Monociclo para saber de que va esta dinámica)

lunes, junio 22, 2015

Fotografía.







Siempre digo que es insomnio o la lluvia.

Pero hoy es una fotografía.

Un pasado que no es del todo mío.

Un rosto sereno que nunca envejecerá.

A veces busco esas imágenes porque aún duelen.

Tengo miedo de olvidarte.

Busco en la imagen esa nariz que querías operarte.

O ese tatuaje en tu brazo que nunca terminaste.

Y al verlo todo ahí, sé que fuiste real.

Lo que no recuerdo a ciencia cierta

Son todas las noches, cada amanecer que nos descubrió juntos.

Quisiera haberlo grabado todo, segundo a segundo.

Hasta nuestras peleas.

Quisiera tener la cuenta exacta, con el tiempo cronometrado,

Reproducirlo hasta la locura en un proyector de 8 milímetros.

No puedo recordar cada instante, supongo que son muchos.

Sé que fueron más que días y semanas.

Lo sé porque los años se acumulan bajo mis parpados.

Pero nunca es suficiente.

Por eso busqué tu foto, para recordarte.

Para llorar por ti.

Por eso busqué tu foto, para verte en esa juventud eterna.

Yo aquí sigo, extrañándote a veces… en el insomnio, cuando llueve.